Ad

Mecánica Relojera

Es hora de dar la bienvenida a lo imprevisto. Con el Commander Gradient, Mido se atreve a abrazar lo inesperado, mostrando un mecanismo de reloj debajo de una carátula degradada que cambia de humo a claro. Los engranajes del calibre se pueden ver tanto en la cara del reloj como en la caja de la priemra marca Suiza.  El reloj rinde homenaje a un movimiento formidable, el Calibre 80, que ofrece una reserva de marcha de hasta 80 horas. El diseño preciso y claro del Commander Gradient revela una serie de contrastes: negro pulido en la carátula, negro satinado en la caja y toques de naranja brillante en los índices y las manecillas en referencia al color emblemático de la marca. Sofisticado y sorprendente, el último modelo de esta colección icónica se destacará en las muñecas de aquellos que viven para la velocidad.

La arquitectura detrás del estilo

Las líneas reconocibles al instante de la colección Mido Commander rinden homenaje a la silueta inimitable de la Torre Eiffel. Con una caja con acabado satinado resaltada por un bisel delgado, su forma redonda hace eco de los arcos del monumento, mientras que los índices y las manecillas rectangulares, con barras de metal pulido, recuerdan el enrejado de hierro de la torre. Esta estética atemporal ha resistido la prueba del tiempo durante más de cinco décadas, ya que Mido ha producido la colección continuamente desde 1959. Al igual que la famosa Torre Eiffel, el Commander es un verdadero ícono: un símbolo de la tradición y el conocimiento de la relojería suiza.

Revelando originalidad

Como un motor minuciosamente examinado, la carátula transparente del Commander Gradient sumerge el ojo en la mecánica de la relojería. Adornado con un efecto ahumado degradado original, la carátula se vuelve cada vez más opaca, alrededor de los bordes, mientras que el fechador colocado a las 3 en punto se destaca perfectamente contra el fondo blanco de la carátula.

Los indicadores son claramente visibles incluso por la noche, los índices de hora pulidos y las manecillas de hora y minutos con corte de diamante están adornadas con Super-LumiNova® naranja. El segundero está barnizado en este mismo color característico de Mido, y se destaca instantáneamente contra el fondo ahumado de la carátula. Un cristal de zafiro facetado y abovedado mejora aún más la legibilidad.

 Mido ha vestido el Commander Gradient en negro profundo con acabados y texturas contrastantes: un bisel pulido y una caja con acabado satinado, ambos hechos de acero tratado con PVD negro, y una correa de tela negra con pespuntes naranjas y un broche desplegable. Hecho de acero inoxidable con un fondo de caja atornillado, el Commander Gradient puede acompañar a su usuario en las escapadas más salvajes gracias a su resistencia al agua de hasta 5 bares (50 m / 165 pies). Si bien el mecanismo se puede ver en la parte delantera, también se puede admirar en la parte posterior a través de la caja transparente. Las barras de Ginebra decoran la masa oscilante del Calibre 80, un componente característico del mecanismo automático. Una vez que está completamente enrollado, este movimiento ofrece una reserva de marcha de hasta 80 horas.

Mido también presenta otras tres versiones del Commander Gradient: en PVD de acero o negro con un brazalete de metal, o en PVD de acero y color rosa dorado con una correa de cuero, como diferentes caminos que deben tomarse al volante de un automóvil de carreras.

El asombroso Commander Gradient revela lo inesperado, el punto donde se quita la máscara y comienza la verdadera aventura.

#CommanderGradient       #Midowatches

 ÚNICO, ICÓNICO, MECÁNICO: VALORES DE IDENTIDAD COMMANDER GRADIENT                                                     La icónica colección Commander toma como referencia lo clásico, atemporal e icónico de los poderosos motores “muscle cars” para la nueva versión Commander Gradient.  Esta pieza de relojería es ideal para un hombre que busca una experiencia única de verdadera liberad.

#ÚNICO                                                                                                                                                                                              El nuevo Commander Gradient, con su carátula única de cristal degradado y ahumado es una innovación estética en el mundo de la relojería. Una pieza única que llama la atención de cualquier mirada, como el diseño y líneas inconfundibles de un automóvil músculo americano.

#MECÁNICO                                                                                                                                                                                      El auto, una proeza mecánica de los años 70´s: el motor v8 con 300 caballos de fuerza, lo convierten a este auto en el muscle car #1 por tradición, mismo valor que se refleja en el Commander Gradient con un Calibre 80 con hasta 80 de reserva de marcha.

Write A Comment